martes, 27 de enero de 2009

EL TÍBET

El Tíbet comparte con Nepal la cima más alta del mundo: el Everest, es una región situada entre China y la India que se caracteriza por la religión budista, los templos y monasterios, y está gobernado por la reencarnación de Buda: el Dalai Lama.

Siempre ha sido un Estado independiente en el devenir de su historia hasta principios del siglo XX cuando queda bajo el dominio de Inglaterra que con la excusa de una creciente influencia rusa lo invade.

Pero no quedaron sujetos mucho tiempo a los británicos, quienes en 1906 acordaron un tratado bilateral con China consistente en que a cambio del pago de una gran cantidad de dinero permitió la imposición de la soberanía China sobre el pueblo tibetano.

El Tíbet conservó el Gobierno del Dalai Lama, pero el 21 de octubre de 1950 el ejército de la República Popular China los invade y lo obliga a firmar el “Acuerdo de los 17 puntos para la liberación pacífica del Tíbet”, ante la perspectiva de la destrucción total del Estado tibetano y la presencia de 40 mil soldados el Dalai Lama no tienen más opción que ceder por la fuerza bélica la soberanía de su pueblo a China.

En 1959 se subleva el pueblo tibetano contra los chinos y en medio de la agitación popular le pide al Dalai Lama que se fuera, y una noche entre la multitud su dirigente espiritual huye a través del Himalaya hasta llegar a la India y establecerse en Dharmasala desde donde gobierna en el exilio.

La China comunista ha reprimido al pueblo del Tíbet con violencia y ha tratado de desaparecer su identidad cultural. Recientemente, el 1 de marzo de 2008, en el 49 aniversario de la invasión china hubieron revueltas populares en Lhasa, la capital del Tíbet, Pekín acusa al Dalai Lama de promover estos actos violentos, cuando en realidad es la reacción del pueblo tibetano contra la opresión y la dominación perversa de China.

Así se encuentra en la actualidad el pueblo del Tíbet que, gobernado desde el exilio, permanece resistiendo la tiranía del Gobierno chino.

La historia del Tíbet se caracteriza por la práctica del budismo Vajrayana de la India. Su dirigente político y espiritual es el Dalai Lama que significa “Maestro tan extenso como el océano”, y es un título que en 1573 el emperador de Mongolia le dio a Sonam Gyatso que es la tercera reencarnación de Buda.

La tradición de los Dalai Lama empieza con Dusum Khyempa (1110-1193), que por sus logros espirituales es reconocido por su pueblo como la primera manifestación de la actividad de Buda.

El actual Dalai Lama, Tenzim Gyatso, es la XIV reencarnación de Buda, asumió el poder del Tíbet el 17 de noviembre de 1950 a los 16 años de edad. Durante la sublevación del pueblo tibetano contra los chinos en 1959 huyó a la India, y junto con otros dirigentes gobierna el Tíbet desde Dharamsala en el exilio.

Hoy día ha habido intentos de diálogo entre el Dalai Lama y el Gobierno chino, pero es muy claro que la China comunista no quiere darle su libertad al pueblo tibetano.
Muchas naciones presionan al pueblo de los mongoles para devolverle su soberanía a los tibetanos, y la Asamblea General de la ONU, entre 1959 y 1965, emitió tres resoluciones condenando las violaciones de China y haciéndole un llamado para respetar el derecho del Tíbet a su autodeterminación como Estado independiente sin resultados concretos.

El espíritu del Tíbet, como el monte Everest, se yergue flagelado por el dragón asiático, pero su pensamiento reflexivo alumbra su destino de libertad entre la nieve, el mundo y la conciencia universal.

No puede la tiranía sojuzgar la luz interior de un pueblo que, sereno y pacífico, medita, y en su silencio dice: “Yo soy la plegaria serena del Oriente que la furia del dragón comunista no puede detener”.

LA CONCIENCIA DEL MUNDO

Porque una palabra es el sabor
que nuestra lengua tiene de lo
eterno, por eso hablo.

Rosario Castellanos

El periodismo es la conciencia del mundo, el espejo donde se refleja la política, la vida social y cultural de las naciones. Es fuego que alumbra la memoria de los pueblos, porque acerca y unifica criterios.

La libre expresión de las ideas en ocasiones es una parvada de palomas que acarician y, otras veces, es una lluvia de flechas que sangran susceptibilidades. Y esto ocurre en los pueblos, las ciudades, las metrópolis, y hasta en las pequeñas comunidades indígenas donde la voz proclama su verdad.

El 7 de abril pasado las locutoras indígenas Teresa Bautista Merino de 24 años y Felícitas Martínez Sánchez de 21, de la radiodifusora “La voz que rompe el silencio”, fueron asesinadas en el Estado de Oaxaca por defender y promover la autodeterminación del recién creado Municipio autónomo de San Juan Copala.

Las comunidades indígenas tienen derecho a tener sus propios medios de comunicación y manifestarse en su propia lengua preservando sus costumbres y tradiciones, pero los prejuicios raciales le niegan a los pueblos originarios de México el respeto a su derecho a pensar, creer, rendir culto y educarse con los conocimientos y sentimientos que le inspira la naturaleza, de donde viene toda la esencia del ser humano ligado al cosmos y a los ciclos naturales de la vida
.
El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Koichiro Matsuura dijo: “Expreso mi más firme repulsa por los asesinatos de Teresa Bautista y Felícitas Martínez. Matar periodistas es un crimen odioso que causa un grave perjuicio a la sociedad en su conjunto, porque socava el derecho democrático de los ciudadanos a debatir las cuestiones de interés común disponiendo de información suficiente y adoptar decisiones políticas con conocimiento de causa”.

Nuestro país tiene vigente en su legislación convenios internacionales para darles a los pueblos indígenas personalidad jurídica, promover su desarrollo y respetar sus costumbres y tradiciones, sin embargo, en la realidad política no se cumple con estas leyes.

Las emisoras comunitarias indígenas no están reconocidas por la legislación mexicana y, por lo mismo, sus locutores no son considerados periodistas.

Ambas comunicadoras recibieron el 15 de mayo el Premio Nacional de Periodismo, que se les entregó post mortem por su trabajo en la radio comunitaria de la región mixteca de Oaxaca.

Las periodistas asesinadas son cántaros de agua virgen con voz de sonoras palabras que el eco expande y expande, porque tienen la fuerza de los amaneceres y el poder obtenido del significado de las puestas de sol.

Que el periodismo indígena proclame su voz autóctona y que se escuche junto con los sonidos de la selva, que las lenguas nativas se propaguen preservando conocimientos ancestrales, sentimientos y modernidad, sin perder de vista que venimos del sol, anochecemos y después de la penumbra decimos: “Cuántos colores tiene la felicidad”.

LA MAESTRA


La maestra es una cascada de palomas que aletean verdades, entona la voz y de sus labios brota el horizonte donde se contempla la ciencia alumbrando para que la oscuridad se aleje.

Explica con dominio del tema su clase, y la atmósfera de las cuatro esquinas del salón se vanaglorian del conocimiento, que como marea suave, erosiona el acantilado de cada rincón triste.

Las ventanas filtran la claridad de afuera, y de cada palabra suya emergen continentes, fórmulas para construir rascacielos, el aparato circulatorio que como el sol llega a todo el organismo, datos, fechas y los personajes de la literatura enarbolando la palabra limpia y pura para que no se pudra el lenguaje.

La maestra aquieta la conciencia de los ruiseñores que ya quieren ser águilas y cóndores remontándose hacia el éxito ciudadano. Los alumnos sudan la mente, atrapan el conocimiento y como si nada agazapan en el fondo de su alma una pantera dispuesta a saltar sobre el mundo y arrebatarle el cetro de mando.

La maestra es como la luna llena que habla y guía con su voz hacia el deslumbramiento anhelado de los alumnos que dicen “eso no lo sabía”, entonces el himno a la alegría les deja satisfecho su espíritu estudiantil.

La maestra es un cántaro que derrama el arco iris del saber científico, y ahí no termina su labor, tiene que sembrar sensibilidad en los que escuchan para que se colmen de sabiduría.

La maestra forja corazones fuertes, firmes, con su caudaloso ímpetu orientado hacia la cumbre de la grandeza. Los alumnos son un río que para obtener la victoria tienen que subir a la montaña derribando barreras, despejando problemas, ir contra corriente como los salmones, suspirar en el último esfuerzo y enarbolar la luz, como el águila que aferra a la serpiente, porque uno es el vencedor y otro el vencido.

La maestra deja en cada clase conocimientos y experiencia, lealtad a la verdad y esfuerzo del deber cumplido. Que te pague la vida, nuestra patria y las familias con una fuente de felicidad en la intimidad de tu alma.

EL SIGLO XX Y YO

Siglo XX ya nos vamos,
huella a huella, gota a gota;
tú al encuentro con la historia
yo a dormir junto a la muerte.

Siglo XX tú sembraste
en el surco de la vida
flores blancas, rojas, negras
que son paz, amor y muerte.

Hiroshima, Nagasaki,
la canción de paz de Ghandi;
Salvador Dalí, Picasso,
Stravinsky, el gran Carusso.

La conquista de la luna,
rock and roll, computadoras;
Borges, Paz, Diego Rivera
y Vietnam y Medio Oriente.

Mucho o poco ya no importa,
tu labor ha terminado;
estas son algunas flores
que brotaron en tu huerto.

Deja al tiempo que te juzgue,
él sabrá dictar sentencia;
sólo entonces en la historia
quedará tu nombre escrito.

Por mi parte estoy sereno,
yo sembré desde mi aurora
en el surco de la vida
el amor y la esperanza.

Esparcí por todas partes
las alhajas de mi alma;
mis principios, mis ideas,
mis virtudes y mi fe.

Recibí preciadas joyas:
un diluvio de alegría,
un viñedo de ternura
y un océano de paz.

Y hoy que cerca está mi ocaso
tengo el alma satisfecha;
mi conciencia está tranquila,
le doy gracias a la vida.

Ya nos vamos siglo XX,
ya nos vamos en las alas
del tic tac de los relojes,
del ding, dong de las campanas.

Ya nos vamos siglo XX,
huella a huellla, gota a gota;
tú al encuentro con la historia,
yo a dormir junto a la muerte.

EL ESPÍRITU DEL SOL


lunes, 12 de enero de 2009

VEO A HECELCHAKÁN


Veo a Hecelchakán glorificando nuestra estirpe maya, nuestra cultura indígena, nuestro destino de raíces prehispánicas. Lo veo resplandeciendo como el sol del oriente cuando despunta en la mañana, y con la paz social de los atardeceres con el sol rojizo que filtra sus rayos dorados cuando se va ocultando.

Hecelchakán es la descendencia de Itzamná, el dios jaguar que combatió a la muerte y la venció para erigirse en el símbolo de nuestra victoria como pueblo dedicado a la felicidad, el amor, la serenidad y la paz de las aguas tranquilas que aletean como mariposas en el alma de cada uno de nosotros.

Eso es todo lo que queremos ser, no más. El pueblo virtuoso, la Sabana del Descanso en armonía colectiva y el alma municipal sonriéndole a la prosperidad y combatiendo con la espada del espíritu las injusticias y los clamores de maldad y mal gobierno.

Veo a Hecelchakán con una política indígena promoviendo nuestra herencia ancestral del Hetzmek (consagración a los dioses) y el Hanal col (comida de monte), como programas sociales.

Veo en cada uno de nuestros ejidos o Agencias Municipales Casas de la Lengua y la Cultura Maya preservando, enseñando y difundiendo el prodigio de una lengua universal rica que proviene del fondo de los milenios.

Veo como característica de nuestra verdad india una estación de radio local que únicamente difunda programación para nuestro municipio. Una estación de radio indígena, bilingüe, con los elementos propios de estas estaciones difundiendo cultura prehispánica, herencia aborigen, arte, noticiarios y demás, con el espíritu que late en el templo de nuestra alma autóctona.

Veo a Hecelchakán con dos bibliotecas. Una con miles de libros especializada en bibliografía de la cultura maya donde germine el amor de nuestros niños, jóvenes y adultos por nuestra identidad de todos los tiempos.

Y otra biblioteca especializada para niños, con poesía, cuentos, novelas adaptadas para su edad y los adelantos tecnológicos necesarios. El espíritu empieza por la palabra y en la niñez.

Oigo el rumor del caracol, que es la voz de los dioses, diciendo: aquí en Hecelchakán viven y renacen los dioses ancestrales a la felicidad sin límites, al amor de ofrenda y a la dicha universal de un pueblo que vive amando lo que es: sangre del sol que da y no pide y renacimiento del espíritu con el esplendor de los girasoles, las anémonas y el relámpago de poder uniéndonos como pueblo, familias y parejas llenos de la luz de la pureza y el amor.
Artículo y fotografías con Derechos Reservados.

HECELCHAKÁN SOY YO


Hecelchakán soy yo, el indio que arrulla a la serpiente del dolor que una noche mordía las estrellas de mi alma, la combatí con versos, le ofrendé las palomas de mis sentimientos, me devoró en invierno, pero mi espíritu de pedernal y poesía la convirtió en incienso, la iluminó por siempre, y como un jaguar le arrebaté con furia el sentimiento de la vida que nos da sentido, y es el sol y el arco iris de lo que somos eternamente: El amor.

Hecelchakán suspira de alegría del Oriente hasta el Poniente, desde Xcalumkín a Jaina; resurge de su hoguera sereno y poderoso; por siempre su verdad de Halach Uinic se oirá desde la Ceiba sagrada que apunta hacia las cuatro direcciones cósmicas, a los cuatro palacios de nuestros dioses de claridad, solsticios y relámpagos.

Ellos proclaman el amor de nuestra raza de guerreros, ancianos, doncellas y niños translúcidos como el viento que le ofrendan a la vida oraciones sagradas y poesía de nardo y luz crepuscular.

Nunca más Hecelchakán será tinieblas, nunca más los corazones sentirán mordidas de murciélagos traicioneros; sólo será mi pueblo el esplendor de la primavera, del oleaje y de los pájaros nativos que entre los álamos, los jabines y los piches cantan con hermosura a nuestro Dios vencedor de la muerte.

Hecelchakán es la mazorca de maíz, la carne de nosotros, y la pureza de nuestros niños y mujeres que van con sus hipiles y alpargatas por los campos y las calles de nuestras comunidades: Cumpich, Dzitnup, Chunkanán, Dzochén, Blanca Flor, Pomuch, Dzotzil, Montebello, Yalnón, Nohalal, Santa Cruz y Pocboc.

Tenemos historia, cenotes y centros ceremoniales; tenemos haciendas que son lágrimas del indio; tenemos memoria de lo que ha llorado nuestro pueblo.

Un día la palabra cambió y se volvió de luto, ahora es ese tiempo, descendió el engaño que camina y camina sin un destino, pero nosotros nos quedamos aquí donde están amarradas nuestras raíces, donde nuestros cántaros se llenan del agua de la felicidad, donde siempre hemos estado. Nosotros nos quedamos aquí.

Esta es nuestra tierra: el cielo y las estrellas, la lluvia y las sonrisas, los glifos y los templos, ellos son nuestros símbolos; aquí está la verdad del Ah Kin, aquí volvemos a hacer ofrenda nuestro espíritu para llenarnos de la luz del gran Hunab Ku.

En Jaina y en Xcalumk’ín volverán a sonar el caracol y los tunkules; el juego de pelota espera con anhelo que el esférico de hule vuelva a traspasar el gran anillo solar.

Nosotros somos guerreros, combatimos en Xibalbá al dios de la muerte, Ah Puch, y la vencemos para encerrarla en el olvido. Nosotros somos guerreros que nos llenamos del espíritu de nuestros dioses, por eso miramos con serenidad y respeto el crepúsculo de la tarde, porque es nuestra sangre ofrendada que nos recuerda la felicidad que alcanzamos.
Artículo y fotografía con Derechos Reservados.

YO SOY EL INDIO


ART. 11 Los pueblos indígenas tienen
derecho a practicar sus ceremonias
religiosas en sus comunidades, en las
zonas arqueológicas del Estado o en
los lugares apropiados para ello, de
acuerdo a las leyes aplicables. Las
autoridades estatales y municipales
coadyuvarán a la realización de dichas
ceremonias.

Ley de Derechos, Cultura y Organización
de los Pueblos Indígenas del Estado
de Campeche.

Tengo el sol del oriente y el crepúsculo del poniente en la ofrenda de mi alma; tengo la serpiente del dolor arrullada en mis manos y el quetzal de la vida suspira en mis ramas celestes.

De mi palabra han abrevado muchos y dejo una estela que será el sacbeh de las nuevas generaciones por donde irán a hacer ofrenda en nuestros centros ceremoniales de Jaina e Xcalumkín al espíritu del sol, el sagrado Hunab Ku: el nombre que está grabado con poesía en el corazón de mi pueblo que va naciendo.

Yo soy el indio, el que amaneció de pronto en esta tierra y liberó de la obsidiana la palabra amor.

Nunca más la oscuridad tendrá aposento en esta tierra sagrada. La claridad y el glifo de jade se ha vuelto a enseñorear de lo que es nuestro.

Suspiren hijos del jaguar, flores de poesía y nardo, chispas del sol sonrientes. El indio blande su pedernal de guerra y proclama a la estrella de la mañana que nunca más la hiel de los batracios incendiará la paloma de nuestro corazón; que nunca más el zángano de otras colmenas levantará su cetro aquí.

Yo soy el indio y tengo el glifo del amor encendido en el árbol de mi espíritu dando frutos de versos y más versos que hacen bien a nuestro Dios.

Proclamo la belleza nativa, el símbolo de la serpiente y la furia del jaguar, porque de ellos estoy hecho, y mi emblema es la pluma que escribe en cada sentimiento la palabra más sagrada: el amor.
Texto y fotografía con Derechos Reservados.

LA MUCHACHA BARRE

La muchacha pobre de Hecelchakán barre y barre su municipio. Barre por el Oriente donde está Cumpich y Dzitnup y sale como multitud de mariposas el sol; barre por el poniente donde está Jaina y Chunkanán y de la oscuridad salen estrellas.

Mientras barre piensa en el amor que la hace suspirar, sonríe y de su sonrisa se desprende un arco iris; canta muy despacito, y cuando limpia junto al imponente árbol del ceibo se le engrandece el amor en su sentimiento, porque recuerda al guerrero con corazón de jaguar que le regaló un ramito de florecillas silvestres moradas.

Barre y barre la muchacha su municipio, el viento la enamora y el sol se prende en su cabello; ve unas palomas con precio que tímidas remontan el vuelo muy lejos y sigue barriendo.

En el jardín del desprecio barre hojas transparentes bañadas con rocío y brota una inmensidad de girasoles; ella sigue barriendo como si fuera un vals, llega al rincón de las flores azules donde una lechuza se llama “traición”, limpia bien la muchacha y resplandecen primaveras, pájaros cristalinos y magnolias de versos.

Parece que ha terminado de barrer, pero ve una corona real y la barre hasta afuera, ve tres escorpiones de oro y las barre sobre las hojas secas que ya se queman.

La muchacha está contenta, mira bien su territorio y todo está muy limpio: las comunidades con su hipil de plenilunio, de las colinas brotan chispas de esmeralda vegetal, y los plantíos de maíz son manos de jade ofrendando mazorcas de ámbar.

Mira el horizonte y ahí está su gran amor: el guerrero del crepúsculo que le dice en su poema que estalla en luz púrpura, dorada, azul y paz violeta: “Hoy te amo más, más y más”.

LA MUCHACHA VENDE FLORES


La muchacha india de Hecelchakán vende flores, porque ama la belleza fulgurante del amor que cayó entre los prados para darle esos pétalos que revientan en colores y fragancias de esplendores rebosantes de silvestre paz.

La muchacha india de Hecelchakán es la alegría que convierte el arco iris en grandes y pequeños ramos de felicidad; ata manojos de lirios y la luna resplandece para los enamorados; junta orquídeas con magnolias y en cada hogar de Hecelchakán los altares claman: “Mi gran Dios, somos almas de pureza encendidos en el cielo azul turquesa de tu dulce corazón”.

A los nardos, las violetas y la flor del girasol los adorna con fragante limonaria, les acomoda margaritas blancas, amarillas y moradas, y en ese instante, cuando el ramo se termina, la aurora, las palomas y el rocío matinal se engrandecen en el fondo azul de su inmenso sentimiento de amor, que se transforma en una ofrenda de flores de muchísima luz.

Al ver a la muchacha proclamando pureza, el duende que se llama “Traición” se asusta de tanto resplandor y estalla en muchas burbujas grandes y pequeñas que, conforme ascienden, se van reventando y desaparecen para siempre.

La muchacha tiene flores, muchas flores, pero algunas no son de ella, ve una aristocrática rosa púrpura de Castilla y dice “no es mi flor”, pero viene un hacendado y se la lleva a los altares de la catedral de la realeza campechana.

Ve una flor artificial y la hace a un lado, pero viene un petrolero y se la lleva a la isla de Tris.

Ve tres flores negras, que son muy raras, con adornos de terciopelo, incrustaciones de chaquiras, hojas de lentejuelas y muchas, muchas espinas, ya las va a tirar, pero viene un hombre rubio de ojos azules que dice que es de Jerusalén y se las lleva al carnaval de Río de Janeiro.

Las más blancas nadie las quiso, pero vino su mamá con su frente blanca, su pelo blanco y entre sus manos blancas las cobijó con su espíritu y se convirtieron en manantiales cristalinos, poesía como ésta y la inocencia de niños alegres y cariñosos.

La muchacha está contenta, porque vendió todas sus flores, vuelve a casa por su camino ámbar, el viento la besa, y a lo lejos el sol del crepúsculo, tímido, se oculta para verla pasar, estira su mano como el último rayo de la tarde, y su flor de luz estalla en cuarzos, primaveras, mariposas de cristal y plenilunios de rosada paz en el corazón de la doncella: es el amor, el grandísimo amor que día a día la muchacha india siente y que a nadie dice.

Artículo y fotografía con Derechos Reservados.

LA MUCHACHA LAVA


La muchacha lava la ropa del mundo, lava con alegría porque sabe que en sus manos están los resplandores y fragancias que agradan.

La muchacha lava la guerra y de la espuma salen cañones, tanques, acorazados y armas que se convierten en burbujas donde se refleja su sonrisa de novia primaveral.

Lava el petróleo de la ropa continental y nuevamente los mares vuelven a ser un acuario de peces de colores, tortugas, caballitos de mar y corales rojos y negros.

Sigue lavando la contaminación y de las selvas y los desiertos explotados, deforestados y desolados surge la frescura de los oasis, los diamantes verdes de la espesura, las alondras de zafiros y los leopardos de ámbar.

Lava a los líderes políticos del mundo y de la negra ambición surge la blancura del Señor de la Paz proclamando el Sermón de la Montaña.

Lava a los traidores, y los buitres y las hienas se destintan en el agua con cloro mientras ella continúa y continúa lavando.

La muchacha enjuaga la ropa con estrellas azules y la paz llena el alma de la humanidad.

Cuelga la ropa en la soga, y el brillo del sol extiende su mano y le regala a los hombres y mujeres una azucena blanca de gratitud y paz.

Lava en invierno los corazones de los que odian quedando limpios, y se llenan de navidades, ángeles, música, campanas y alegría de colores.

Lava en otoño, y en las lágrimas de todos los que sufrieron engaño cuelga un arco iris de bondad y amor.

La ropa seca es bajada por la muchacha, deslumbra su transparencia, queda limpia la vida y el sol se enciende en su sonrisa; suspira y el amor revolotea como mariposas en su alma, porque sabe que llenar de luz el corazón del mundo es su destino.
Artículo y fotografía con Derechos Reservados.

POEMAS A HECELCHAKÁN


TU MI ESPÍRITU Y MI SANGRE, HECELCHAKÁN

Hecelchakán de siempre,
eres el templo del amor
en el corazón de la "Sabana del Descanso";
eres el alma de la paz y del hogar feliz
en la tierra en donde el polen de mi vida apareció.

Y por eso te canto,
y por eso te amo
con la fuerza de mis dulces anhelos,
con la dicha que me da tu ternura
de mujer de barro,
de mujer celeste
como Ixchel, la diosa de la luna,
que acuna mi vida, mi raza y mi eterno alabarte.

Tú representas el árbol de la vida en donde moran mis sueños, la ceiba gigantesca, el palacio verde
en donde el suspiro de mis días eternos
me dan el pan y el vino de la buena voluntad
y el balché de la paz y la alegría.

Eres la raíz del indio y el cántico moderno,
eres la sangre en donde laten el alma morena y blanca
de mis dos culturas:
Kukulcán y Don Quijote,
Jesucristo y Hunab Ku;
y el arte de hacer templos y escritura santa,
el uso del cero y la conquista de la luna,
porque en ti caben todos los tiempos.

Eres el altar
en donde el arca de la alianza y las ofrendas de jade y caracol se yerguen para darnos santidad,
porque somos tus hijos que por siempre te adoramos.

De Jaina, Xkaluumkín y carabelas
es tu espíritu;
de pétreas sartenejas y jícaras de vidrio, que son los dones
que proclamas como frutos de pureza.

Para ti entretejo guirnaldas de oraciones, parvadas de mis cánticos,
rosarios de arcoiris
y salmos de mi amor.

Para ti que has sido luz que me hizo voz, estandarte de esperanzas
y espada perfilada hacia el futuro.

No quiero que dejes de ser sangre de bejuco,
no quiero que olvides las ciudades de piedras esculpidas, no quiero que mueran tus hipiles y alpargatas;
porque son el fuego que da vida a mi memoria,
porque son el báculo que el cielo sostiene entre sus manos: símbolos de mi poder,
tinta de mis epopeyas
y crepúsculos de tu gloria, Hecelchakán.

Así te quiero hasta el final de lo que venga.
Con el hacha del amor y cibernético de ideas. Siempre luz,
siempre henequenal de paz, bondad y regocijo.

Así te quiero,
sagrado altar de mi perpetua gratitud ,
como columna del mundo
en medio de las cuatro direcciones de la tierra,
y en el infinito transcurrir de los solsticios y equinoccios.

Oh, espíritu y sangre de Juan Pérez y María Dzul Simá, con todas las voces de tus hijos que hoy te amamos te proclamo el templo de mis días
construido con el fuego de España y del Mayab,
con la paz del arcoiris, la dulzura de palomas
y el fulgor de los poemas.

Vive siempre en mi silvestre corazón
y en el suspiro de mi vida ,
dorado resplandor llamado Hecelchakán,
suprema luz de todos los que en nombre del amor te veneramos.

ORGULLOSAMENTE HECELCHAKÁN

Autora: Mizar Filadefia Hernández Hernández

Hecelchakán,
hoy me quejo suavemente,
como las golondrinas,
ante la inmensidad de tus raíces.

Porque tu nombre me refleja frescura,
como manantial en el desierto;
porque es tu belleza misterio en mi alma.

Tu pasado no tiembla en soledad.

Eres la eterna Sabana del Descanso
para mi alma sedentaria.

Naces diario a diario entre mis versos
de risueña adolescente.

Todo me gusta de ti,
tu sonrisa blanca en las mañanas de escuela,
tu mirada que es canción.

Reflejas en tus trabajadores
el sudor que del pecho mana
para forjarte un futuro mejor.

En ti se refugia el recuerdo
de aquellas almas visitantes
que fueron en tu suelo
peregrinas margaritas.

Eres eco, lluvia, melancólico aire,
tristeza y aliento:
eres vuelo de paloma.

No me canso de mirar tu cielo,
porque el sueño de mis noches
para ti los guardo.

Tu hierba se seca y mi flor se marchita,
pero en mi océano primaveral
naces otra vez a la esperanza infinita.

Ay, si la luna hablara
te dijera con aquellos rayos permanentes
que eres la muchacha tímida
que invita a estar entre sus brazos.

Eres altivo,
eres un sueño en mi fantasía
y tus calles son largas jornadas
por donde paso regalándote mi silencio.

En ti anidan miles de corazones
y prosperas en todo tiempo.

Hecelchakán,
acepta esta rosa
formada con pétalos de mis versos
que perfuman tu grandeza y tu belleza
en el firmamento de mi alma.

EL ROBLE

Halach Uinic de jade es el gran roble,
su trono es poderío de jaguares;
su emblema es el relámpago más noble,
su espíritu es el quetzal de los hogares.

Se yergue con portento de montaña,
le arranca a Xibalbá la flor sagrada;
con lluvia de arco iris él se baña
y ofrenda con amor su luz dorada.

Supremo gobernante de cometas,
el cosmos tú reflejas poderoso
con letras de coral y de poetas.

Al cielo le regalas las turquesas,
al Dios de Xibalbá gran alborozo
y a todos con amor y paz nos besas.

SUPREMO HUNAB KU

Sagrado corazón del cielo puro,
antorcha de relámpagos solares;
incienso, inspiración, amor seguro,
espíritu de todos los hogares.

Poema y oración cuando amanece,
color del esplendor de primavera;
el pueblo de los dioses te obedece
y llegas al final de nuestra espera.

De nuevo el poderío se entroniza
y el cielo se ilumina de grandeza
del sol hasta el poder de la sonrisa.

Supremo Hunab Ku de furia noble
mi espíritu de jade a ti te besa
con luz de colibrí y de verde roble.

Poemas y fotografía con Derechos Reservados.

domingo, 28 de diciembre de 2008

HOLOCAUSTO, NUNCA MÁS (I)


Primera parte

Como un eclipse total de sol de 1933 a 1945 el mundo se oscureció y la muerte galopó esparciendo dolor, llanto y hiel de batracios en el alma de la humanidad que escribió en la lápida del pueblo judío: “Reconcíliate con el amor y la paz que el Mesías te dejó y que no has sabido comprender”.

El holocausto judío comprendió toda una estructura psicológica y física de prejuicios, odio, esquizofrenia racial, construcción de ghettos, campos de concentración, campos de exterminio, poder y nacionalismo enfermizos: una locura de ascendencia abismal de remota y maligna oscuridad.

Esta cruenta historia empieza el 30 de enero de 1933 cuando el presidente Paul Von Hindemburg nombra como canciller a Adolf Hitler que con la doctrina de la raza aria como raza superior culminaría su proyecto político con la muerte de seis millones de judíos a los que torturó, mató de hambre, esterilizó y condenó a muerte en las cámaras de gas.

Las cifras de los judíos deportados de los países europeos por la Alemania nazi a los campos de exterminio nos dan una idea de la dantesca desolación que provocó el antisemitismo y el odio racial del ejército germano: Hungría 426 mil, Polonia 300 mil, Francia 69 mil, Países Bajos 60 mil, Grecia 55 mil, Bohemia y Moravia 46 mil, Eslovaquia 27 mil, Bélgica 25 mil, Yugoslavia 10 mil, Italia siete mil 500 y Noruega 690.

Se incluyen 150 mil polacos que no eran judíos, 23 mil gitanos, 15 mil prisioneros de guerra soviéticos y 25 mil civiles soviéticos, lituanos, checos. franceses, yugoslavos, alemanes, austriacos e italianos, además de 15 mil homosexuales, Testigos de Jehová, clérigos cristianos y un millón y medio de niños judíos.

Con el ascenso al poder del Partido Nacional Socialismo Alemán de Adolf Hitler se instituye la doctrina de la raza aria como biológicamente superior a las demás razas y tenía como principal enemigo a los judíos considerados como raza inferior que había que exterminar.

En 1939 Alemania ocupa Polonia y con esto empieza la Segunda Guerra Mundial. En los países ocupados y los que son aliados de los nazis se establecen los ghettos que eran distritos pequeños que tenían como propósito mantener cautivos a los judíos y a quienes se consideraba como enemigos del Estado. En 1942 se deportan estas multitudes a los campos de concentración y a los campos de exterminio cesando su función de centros temporales de reclusión de los judíos.

Los más importantes centros de exterminio eran Auschwitz Birkenau y Auschwitz Monowitz que de 1942 a 1944 cumplieron con el propósito de exterminar a los judíos de Alemania, Polonia y de los países invadidos.

El apetito de muerte de los alemanes era atroz. Los que un día fueron elegidos como el pueblo de Dios llegaban a los campos de exterminio donde de inmediato eran introducidos a las cámaras de gas que estaban disfrazadas de duchas y el ácido cianhídrico Zyklón B (una forma de ácido prúsico cristalino que también se utilizaba como insecticida) les provocaba en poco tiempo la muerte por asfixia. En los crematorios de estos campos podían ser quemados cuatro mil 756 cadáveres diarios.

En Auschwitz se crearon 39 subcampos que tenían como propósito que los cautivos trabajaran hasta morir en la producción agropecuaria, minas de carbón, canteras y en las fábricas de armamentos alemanes.

Se describe así a quienes allí se les iba apagando la vida: la mirada fría y turbia, los ojos hundidos en sus órbitas, los pómulos sobresaliendo, se perdía la memoria, el hambre les provocaba alucinaciones, sólo oían cuando les gritaban, se resignaban sin resistencia a los golpes y finalmente morían sin conciencia.

En 1933 la población judía de Europa pasaba de nueve millones, para 1945 dos de cada tres judíos habían sido ejecutados en el proceso de exterminio que los nazis llamaron “La solución final”, que se había concebido para los descendientes del antiguo pueblo de Judá.

La Segunda Guerra Mundial terminó en Europa con la rendición incondicional de las fuerzas armadas alemanas en el oeste el 7 y en el este el 9 de mayo de 1945. Las potencias Aliadas integradas por Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y la Unión Soviética sometieron a las potencias del Eje que eran Alemania, Italia, Rumania y Hungría.

Después de la desolación de millones de familias judías que dejaron en sus cenizas recuerdos, sonrisas, momentos de júbilo, abrazos y besos, los sobrevivientes retornaron al estado de Israel que en mayo de 1948 se constituyó en nación independiente cuando las Naciones Unidas votaron la división de Palestina en un estado judío y un estado árabe. Israel legalizó el flujo ilimitado de inmigrantes judíos a su tierra de origen.

No puede la muerte desmoronar la montaña de la vida, nunca más se repetirá un holocausto a los dioses de la infamia negra y cobarde. Las naciones se persignan ante la memoria de los caídos de Judá que un día fueron elegidos por el Dios hebreo para ser su pueblo santo. El mundo lastimado eleva una oración y el corazón proclama paz y amor como legados de la humanidad por siempre y hasta la eternidad.

Artículo y fotografía con Derechos Reservados.

RELATOS


Llegó un señor al ejido y vio una casa que estaba en venta. Toda la comunidad decía que estaba embrujada, porque allí habían acontecido hechos trágicos, sin embargo la compró. Esa noche que durmió allí sintió que algo le caminaba en el pecho y se despertó, vio que era un ratón y lo echó con la mano; entrada la profundidad de la noche lo volvió a sentir y echó de nuevo al ratón, a la tercera vez dijo:

-Este chingado ratón me está molestando, lo voy a matar.

Se bajó de su hamaca y lo persiguió hasta un hoyo que había en un rincón, empezó a escarbar cuando de pronto se topó con un objeto, “qué será esto”, pensó. Al sacarlo vio que era una olla, le quitó la tapa y vio que estaba llena de monedas de plata. Se le infló la ambición por dentro y se alegró.

Muy presuroso regresó a su pueblo y se lo contó a sus amigos que le dijeron “vamos a comprar un automóvil para ti”, él estuvo de acuerdo y se fueron a Mérida, lo compraron y al regreso se pararon a medio camino donde lo mataron, le quitaron el automóvil y las monedas que le habían quedado.

En la zona del Camino Real también se conoce esta leyenda de hallazgos monetarios. Se dice que si una noche se te aparece una bola de fuego en el fondo del patio, anda hasta ahí, escarba y encontrarás una tinaja con monedas de oro, pero si tienes miedo y te haces acompañar de otra persona al escarbar sólo encontrarás carbón.

TRAICIÓN.- Trabajaba en un rancho donde mi miserable vida que rodaba llegó. Allí conocí a un trabajador que a cada rato estornudaba y todos le hacían burla diciéndole: sancho, sancho, hasta que una tarde que anochecía, después del trabajo, se me acercó y me dijo:

-Oye, por qué cada vez que estornudo me dicen sancho, sancho, qué quiere decir eso.

Yo lo miré con cierto recelo porque dicen que los tabasqueños son muy dados a sacar el arma, machete o lo que tengan a la mano con mucha facilidad.

-¿No te molestas si te lo digo?, le pregunté.
-No, dímelo.
-¿Tienes esposa?.
-Sí, contestó.
-¿Hijos grandes?.
-No, soy recién casado.
-¿Y dónde dejaste a tu esposa?.
-Pues, en la casa que tengo allá en mi pueblo.

-Bueno, te voy a decir por qué te dicen sancho cuando estornudas, es porque si estornudas tu mujer te está traicionando con otro…

No había terminado de hablar cuando se empezó a cambiar de ropa y salió de prisa. Yo dejé de trabajar en ese rancho y pasó cierto tiempo, pero un día que me encontré con el dueño le pregunté de aquel trabajador.

-Sí, regresó y tenía la ropa y las manos manchadas de sangre, y estaba muy alterado. Me pidió que le diera ropa limpia y se fue.

RODARON LAS CABEZAS.- Un comerciante de un pequeño ejido se casó con una muchacha muy atractiva que le ayudaba en los quehaceres de la tienda. Había un hombre que llegaba de otro ejido y le gustó la muchacha, la empezó a seducir, le rogaba y le mostraba el dinero que tenía, porque era muy rico, hasta que ella lo aceptó y se volvieron amantes.

-Fíjate que mañana va a salir mi esposo como a las cinco de la mañana, porque va a trabajar en un terreno que tiene. Estate pendiente para que entres.

Y así ocurrió, el señor se fue, pero en el camino se dio cuenta de que no llevaba su lima y regresó a su casa; al entrar escuchó jadeos y gemidos y creyó que su esposa estaba soñando, abrió muy despacio el cuarto donde dormían y los vio en pleno éxtasis sexual.

Se le encendió la sangre y se acercó, los miró un momento y ellos ni se dieron cuenta. Se llenó de celos malditos y sacó su machete, le cortó la cabeza al hombre y cayó rodando en el suelo. Ella gritó, pero también le cortó la cabeza; las dos cabezas quedaron ahí.

Al otro día una de las vecinas mandó a uno de sus hijos a comprar limones y al llegar a la casa vio las cabezas y corrió hasta su mamá y le contó. Dieron parte a las autoridades, pero el señor ya se había pelado.

¿TIENES FRÍO?.- Conocí a mi amigo, porque llegó a mi comunidad a vivir y después de un tiempo se volvió a ir. Un día decidí ir a visitarlo y llegué a su pueblo, me recibió su esposa y pregunté por él. “No está”, me dijo. Yo le expliqué que era un amigo de hace años y que venía de lejos a visitarlo, pero como no estaba le dije “ya me voy”.

-Quédate. Pasa y siéntate.
-No, porque si llega tu marido me va a encontrar aquí y quién sabe qué me va a pasar.
Ella insistió y entré, me sirvió la comida y me dio mi refresco. Cuando terminé le dije “ya me voy”.

-Quédate, ahí está la hamaca, voy a prender la televisión y vemos películas.
-¿No tienes frío?, me preguntó.
-Sí, le dije.
-¿Por qué no vienes a acostarte conmigo?.
-No, qué tal si llega tu marido.
- No va a venir.

Me quedé dormido y como a las 12 de la noche me volvió a llamar:
-¿No tienes frío?, vente a acostar conmigo.
Hice como que estaba durmiendo y empecé a roncar, a las cuatro de la mañana me quité. “Ya me voy”, le dije.
-Creo que no eres hombre.
-Di lo que quieras.

Al irme reflexioné: “él es mi amigo, yo también soy campesino y sé cómo se gana el dinero bajo el sol, esas viejas nomás reciben el dinero y no saben cómo se gana”.

CREO EN TI.- Creo en el Dios de la poesía que es el Dios del amor y la alegría, los demás son dioses de alfabetos huraños y de amores de palabras carcomidas por la polilla.

Creo en ti orfebre santo creador del universo, artesano de mi vida, de la luz y del amor. Creo en ti orfebre santo tejedor del mar y el cielo, arquitecto de los peces, de las aves y de mí.

Me fraguaste con ternura en el yunque de la vida y me diste las estrellas, el amor y el universo. Me forjaste con arena fecundada por la lluvia y pusiste un arco iris en la paz de mi conciencia.

Tus palabras son parvadas de sinfónicos sinsontes que me guían con su canto al santuario de tu amor. Voy a ti enamorada, voy al sol de tu presencia a ofrendarte mi plegaria, a decirte: creo en ti.

AMOR.- Creo en el amor de momentos sagrados que son para siempre. Los amores desechables son de los brutos que no conocen la lucha, siempre la lucha para ser uno mismo lleno de luz, de identidad y así obtener la victoria con el amor de dar y siempre dar.

Llueve, ríes, caminamos y suspiran nuestras almas cuando arrecia la ilusión. Truena, tiemblas, nos miramos y tu mundo de ternura se acurruca junto a mí.

Nuestros pasos en otoño no quisieran terminar, cada gota es una historia para siempre recordar. El relámpago y tu risa, las campanas y tu voz, cada niño y cada charco, la fragancia y el color.

Tengo todo: golondrinas, tu mirada, el arco iris y la fuerza que me das. En el aire se respiran humedad y libertad, el aroma de la vida que nos quiere acompañar, porque somos ave y nido compartiendo pan y sol, esperanzas y suspiros por amor, tan solo amor.

NUESTRO BAILE.- Ahora que están de moda los bailes modernos en que se convulsionan como cólicos menstruales, sigo creyendo en el baile tradicional de la cumbia y de la música romántica.

Felices nuestras almas se desplazan girando lentamente enamoradas, parece que bailamos sobre estrellas fragantes como pétalos azules. La noche tiene abierto su paraguas de calma, plenilunio y mes de agosto, parece que un millón de golondrinas están alrededor de nuestro baile.

El mundo somos dos en un abrazo de besos, sentimientos y palomas, tenemos de la vida sus aromas y toda la alegría a cada paso. Tus ojos, la ciudad y tu sonrisa, el viento, los colores y tus manos son rosas fabricadas con veranos oliendo a libertad como la brisa.

La noche se destinta poco a poco y cantan los primeros ruiseñores, parece que las horas a tu lado se van como un relámpago de otoño. Techados por la aurora caminamos, bosteza la ciudad, sonríe el mundo; parece que la vida es una casa que abriga para siempre nuestras almas.

BIKINI AZUL.- “De pronto flash la chica del bikini azul, de pronto flash la chica del bikini azul…”. Esta cancioncilla me hizo pensar en la arena, las olas, el sol y la brisa. Ahora que el calor no mitiga estaría bien un paseo a Playa Bonita para disfrutar el pescado frito, la carne asada y los camarones, unas cuantas cervezas y como paisaje, en el horizonte una lancha pescadora.

Pero si el presupuesto no alcanza, de todos modos también es bueno alquilar aquí en Hecelchakán una piscina o un estanque de agua, pero recién llenada para saborear los camarones empanizados, el chicharrón y la coca cola. Quizás sueñes con Hawai, o en Río de Janeiro con sus mujeres en bikinis llamados “hilo dental”, pero está demasiado lejos, claro que si tienes tus milloncitos ahorrados te puedes aventar.

La verdad, aquí en Hecelchakán y en el estanque se está muy bien y toda la familia ríe. Con una cerveza y un pescado frito tienes al mundo a tus pies. La veleta gira y sigue echando agua, el sol se pondrá más tarde. En la grabadora se escuchan Maná, Shakira y Julieta Venegas llenando el ambiente. Mañana es domingo. Se me pegó esa tonadilla “…de pronto flash la chica del bikini azul…”.

¿QUIEN SERÁ?.- Uno de los personajes de la emancipación política refleja en su rostro perversión y depravación absoluta como si hubiera copulado con Satanás para obtener las riquezas y el poder político.

Artículo con Derechos Reservados. Fotografía de buscakiwi.com. y shutterstock.com.

LAS TELENOVELAS


Entretenimiento frívolo, vulgar, desechable, con toda la miseria de los sentimientos degradados del ser humano cobarde, sucio y traicionero, es la esencia de las telenovelas que son el espectáculo de quienes no conocen el concepto del amor genuino y se conforman con entenderlo como la inercia de los sentimientos falsos que difunde la televisión.

El amor no es el asesinato fácil y sangriento como escena lúgubre con un hedor atroz. Las flores femeninas que gustan de mis poemas se repugnan de esas cosas. El amor no es la infidelidad que es una viscosidad practicada por los deleznables. El amor no es la venganza que es el camino fácil de los que van con sus instintos por delante. El amor no es la bulimia, anorexia, el alcoholismo y la drogadicción que lo presentan como valores superados cuando en realidad todo eso apesta.

A mí me gusta el amor bonito, el amor de ofrenda, el amor que espera, enseña, da y no espera recompensas. El amor del beso bajo el sol. El amor de la dicha de dos almas sonriendo a la luz de la luna y las estrellas. El amor limpio que sueña y ofrece una flor. El amor de apresar al dolor y convertirlo en un verso, una conversación grata o una comida ofrendada con cariño. A mí me gusta el amor bonito y no las abominaciones que quieren parecerse al amor, pero que son sólo laberintos de palabrerías inútiles con los cuales se pueden llenar miles de mares hondos, como el espacio con sus hoyos negros.

Ahora la televisión quiere presentarnos como un valor decente a las prostitutas y las “teiboleras” o como se hacen llamar, bailarinas exóticas, ni son exóticas ni son bailarinas, son vulgares vendedoras de placer físico, son ofrecedoras de caricias y piel por dinero fácil. Eso no vale nada. Vale el dolor de quienes luchan cada día por mantener unida a la familia, valen las lágrimas que no se doblegan, sino como tallos de flor, se yerguen para mostrar el esplendor de sus pétalos con el rocío del espíritu, vale el respeto a la vida, las virtudes y el amor.

Los enfermos con tubos por todas partes, los envenenamientos, el consuelo en otros brazos no forman parte del amor, son llagas oscuras que hunden en soledad y desesperación. Creo en la muerte digna, en el alma de combate y no en el letargo que no acaba, esa es una seducción del dios de la muerte, el dios de las somnolencias que parecen sentimientos, pero que en realidad son infamias que conducen al dolor sin fin. Creo en el dolor al cual se combate y se vence, creo en el dolor que se torna en palomas y en paz, allí está el umbral del amor.

Amor es el deseo de agradar, como la primavera agrada al corazón, como la luna agrada a los enamorados. Amor es cuando ofrendamos un poema, un ramo de flores o un sentimiento a la vida, a la novia, a la familia o a los dioses. Amor es poner el girasol de nuestro espíritu en las manos de quienes amamos sin esperar más que un “gracias” o una sonrisa.

Cuando la indiferencia, el desamor o el veneno de la traición despedace, como una mariposa delicada, tu corazón, sigue creyendo en el amor, en el tuyo no en el que recibes. En tu búsqueda del amor conocerás estas pirañas que atormentan los sentimientos, no te doblegues ante ellos y sigue creyendo en el amor de ofrenda.

Recuerda que el amor de nuestro pueblo es de ofrenda, no de esperar recompensas a cambio. Recuérdalo, tu amor es como el cosmos, infinito, dalo a cambio de una flor y de un crepúsculo vespertino y nada más.

Con este amor y espíritu de ofrenda, transformando el dolor en luz es como se llega al altar con un vestido de pureza de flores, el anillo, la dicha inolvidable y en el futuro… los hijos.

Espero reflexiones este comentario sobre las telenovelas. Estamos pasando por el inframundo del ciclo de esta era y se cree que todo es permisible, pero no es así. Sigue disfrutando de tu telenovela, pero ten conciencia de lo que representa lo que estás viendo.

Artículo con Derechos Reservados. Fotografías de kubafotos.com y spaces.live.com.

LA DESNUDEZ

El desnudo en el arte es plasmar las estrellas en tus ojos, el oleaje en tus caderas, las frutas en tus labios y tus pechos, las flores en el pubis, las palomas en tus manos y, la poesía, que es la voz de los dioses, en tu corazón.

La belleza es desnuda como los amaneceres, es sensual como la ondulante hoguera que quema los leños hasta hacerlos ceniza y de entre el polvo gris surgir poderoso un relámpago que chisporrotea embravecido clamando: tu cuerpo y tu amor son míos.

Miguel Ángel pintó sus monumentales frescos en la capilla Sixtina del Vaticano con escenas de varones y mujeres desnudos en actitudes dramáticas, serenas y sublimes con el gesto altivo, temeroso, callado, sumiso, a la expectativa, lloroso, imponente y, en conjunto, majestuoso.

Así se acercó la fotografía del neoyorquino Spencer Tunick al arte, cuando en el zócalo de la ciudad de México convocó entre 18 y 20 mil personas, hombres y mujeres que desnudos comenzaron a entrar a las seis de la mañana a la plaza para la sesión de fotos en las que captó, en un mosaico de femeninas formas y varoniles personajes la desnudez colectiva teniendo como marco los edificios coloniales aledaños.

Mosaico humano de desnudas líneas y siluetas; blancas, morenas y rosadas pieles tejiendo armonía, dinamismo, belleza y sensualidad bajo la luz de la mañana del lugar donde un día se levantaba majestuoso la gran Tenochtitlan.

El zócalo tiene 20 mil metros cuadrados de superficie, ese amanecer hacía medianamente frío, todas las personas que entraron estaban acreditadas, las fotografías fueron en posiciones de pie, acostados y fetal además de una toma para mujeres únicamente, la catedral no fue incluida y la bandera nacional no se izó, el proyecto costó 1.25 millones de pesos o sea 85 mil euros.

Cómo no recordar los versos de Neruda “ah, los vasos del pecho, ah, las rosas del pubis, ah, tu voz lenta y triste”. A Federico García Lorca “en las últimas esquinas toqué sus pechos dormidos y se me abrieron de pronto como ramos de jacintos…sus muslos se me escapaban como peces sorprendidos la mitad llenos de lumbre, la mitad llenos de frío…sucia de besos y arena yo me la llevé del río”. Y la verdad poética de Béquer “mientras exista una mujer hermosa ¡habrá poesía!”.

Artículo y fotografía con Derechos Reservados.

NO QUEREMOS UN PLANETA DEVASTADO


Las focas son animales inofensivos, juguetones y tímidos que tienen su hábitat en el círculo polar ártico y lo comparten con los osos blancos, los renos y otras especies. El hielo, la nieve y las aguas glaciares son su entorno ecológico. La soledad y la lejanía de estos lugares los había mantenido en armonía con su ciclo natural, pero la llegada del hombre ha comenzado a diezmarlas.

El 28 de marzo de 2008 dio inicio en Canadá la cacería de 275 mil crías de focas aprobada por el Gobierno de esa nación. Los ecologistas consideran que es “la mayor matanza de mamíferos marinos en el mundo, ya que es una cuota imprudente que supone un desprecio a la conservación de la especie”.

Los pescadores canadienses cazan a las focas con un Hakapik, que es un palo de madera con un pico de metal en la punta y un garfio. Golpean a las indefensas focas para aplastarles el cráneo y reventarles la cabeza. El 98 por ciento de las focas tienen entre 12 días y tres meses de edad cuando son brutalmente apaleadas.

El Gobierno canadiense manifestó que esta actividad sería sin crueldad y de manera responsable ya que los cazadores deben seguir tres pasos para matar a los animales: dispararles o golpearlos, comprobar su pulso y desangrarlos antes de despellejarlos.

Las autoridades defienden que es necesaria su caza por dos motivos: 1) Para que los pescadores obtengan ingresos fuera de la temporada de pesca y 2) Por la creencia no demostrada de que extinguen el bacalao, por eso las focas son vistas como una plaga a la que hay que exterminar.

Una sociedad de veterinarios dirigidos por Rosemary Burdon denunció en 2001 que el 42 por ciento de las focas fueron desolladas mientras estaban conscientes. La bióloga Nuria Querol, coordinadora de la Campaña Contra la Matanza de Focas en España dice que la caza de estos mamíferos tiene fines superfluos, sus productos se usan en peletería, afrodisíacos y productos para la moda.

Señala enfáticamente: “El Gobierno español tiene una actitud cobarde, parece que tiene miedo de que Canadá le responda “¿Por qué no os preocupáis del horror que tenéis en tus plazas de toros?”.

El grupo ecologista Humane Society afirma que en los últimos años ha visto pieles de foca en modelos de firmas como Gucci, Dolce and Galbana y Louis Vuitton. Tanto Francia como Italia han anunciado su intención de prohibir el comercio con productos de focas, y la Unión Europea podría hacerlo pronto.

Uno de los cazadores de focas declaró que la matanza de estos animales “te proporciona un sentimiento terrible como ser humano”, y Jean Claude Lapierre, director de la Asociación de Cazadores de Focas de las Islas Magdalena expresó: “Han dicho públicamente que somos bárbaros y masacramos focas, nuestra reputación ha sido pisoteada por todo el planeta”.

La población de focas es de 6.3 millones pertenecientes a tres especies: groenlandesa, narizona y gris. Los cazadores generaron más de 30 millones canadienses (unos 19 millones de euros) en 2006, sólo por la venta de las pieles.

A los países desarrollados y con un alto nivel de tecnología y avances en su modelo de vida se les toma como ejemplo por muchas naciones pobres creyendo que esa es la solución a sus problemas de Gobierno, socioculturales y de justicia, pero en cuestión de humanismo el primer mundo demuestra que no es lo mejor, que la rapiña y la voracidad por atentar contra el entorno ecológico por dinero es más importante que mantener el equilibrio de la naturaleza, a la que el hombre debe su verdad de ser humano.

Canadá y otros países como Japón, que está extinguiendo las ballenas, y México donde el santuario de las mariposas monarca está amenazado por la depredación, deben reconsiderar su política ecológica a través de sus instituciones para que puedan obtener recursos de la naturaleza y al mismo tiempo preservarla para beneficio de nuestro planeta, de la armonía con la flora y la fauna, del respeto al espíritu de la humanidad y del legado de un ecosistema limpio, protegido y con la grandeza del paisaje conmovedor para nuestros hijos.

No queremos un planeta devastado, no queremos que el cambio climático genere desolación y aniquilamiento. Queremos la vida de las cuatro estaciones generando luz del sol, flores, bosques, nieve, lluvias plácidas, campos verdes y belleza refulgente por todos lados.

Artículo con Derechos Reservados. Fotografías de la comunidad.el país.com y wordpress.

ACTIVIDAD LITERARIA






La actividad literaria es el fomento de las ideas del espíritu que proyectan al lector y al pueblo a un mundo en donde la razón se impregna de imaginación, de sensibilidad, de verdades cotidianas y de ficciones que cautivan, en síntesis, de ensueños por los que se lucha y de realidades dichas con grandeza de conciencia.

El Ayuntamiento de Hecelchakán del periodo 1997-2000, presidido por Juan Melken Díaz se ha caracterizado por el apoyo a diversos autores locales para la publicación de sus libros.

Así, podemos mencionar que en este trienio se publicaron cuatro obras de tres autores diferentes constituyéndose en una acción de gobierno destacado si lo comparamos con la actividad, en el mismo renglón, de sus antecesores.

Se inician las producciones literarias en este municipio en 1988 con la administración del profesor Victoriano Yam May, que publica el libro “La realidad de un sueño”; en 1990 Jorge Antonio Ortegón Ruiz presenta la obra de Mario Aranda “Juan Pacheco Torrez, maestro de maestros”; en 1993 Jorge Wilberth Pérez Hurtado apoya la edición del libro “Por la luz”; en 1996 Carlos Torres Melken difunde una reseña fotográfica titulada “Hecelchakán de ayer y siempre”.

Y para la presente administración de Juan Melken Díaz, en 1998 se publica un libro titulado “Relatos de mi pueblo” del profesor Efraín Pacheco García; en 1999 una recopilación de artículos periodísticos del Cronista en “La literatura en el periodismo”, y en este año 2000, en convenio con proyectos Pacmyc, “Así te quiero Hecelchakán o ¡vete!” de Sergio Hernández, y, por último, el libro “Conservamos el amor por ti, Hecelchakán”, de José Dolores Heredia Chab que en breve se presentará a la opinión pública.

Haciendo una breve reseña biográfica de estos últimos autores mencionados podemos señalar que el profesor Efraín Pacheco García fue presidente municipal de Hecelchakán en el trienio 1965-1967. Director de las Escuelas Secundarias de Hopelchén de 1970 a 1975 y de la “Cabalán Macari” de Hecelchakán de 1975 a 1986, respectivamente. Actualmente se desempeña como jefe del Departamento de Computación Electrónica de Educación Básica de la Secud.

Y de José Dolores Heredia Chab, autor de la obra más reciente, podemos señalar que se trasladó a la ciudad de México, en donde reside actualmente, en el año de 1941. Estudió Radiotelegrafía en la Escuela Nacional de Telecomunicaciones. En 1974 fue nombrado Vicepresidente de Manufactura de la industria discográfica RCA Víctor Mexicana, hasta su jubilación.

Ambos, originarios de Hecelchakán, enriquecen el acervo cultural del municipio con sus testimonios literarios de costumbres y tradiciones propios de nuestro solar nativo.
Estas obras han sido recibidas por la sociedad hecelchakanense con agrado y han contribuido al rescate de nuestra historia, identidad y folclor muy nuestros.

Ojalá el nuevo presidente municipal electo, José Dolores Brito Pech continúe con el apoyo al renglón cultural de Hecelchakán y brinde a los autores locales todo el apoyo para la publicación de sus obras con la misma convicción de Juan Melken Díaz. Confiamos en que así sea. (Su administración publicó el libro del Cronista “Proclamo la pureza”.

En 2008, en la administración de José Luis Montero Rosado se publicó en coedición con el Gobierno del Estado el libro “Hecelchakan de Villa a Ciudad”, de Joel Pacheco Berzunza.

Poesía, relatos, leyendas, historia y periodismo son las piezas del rompecabezas que al quedar armado presenta un panorama de nuestro mundo, en nuestro caso, de nuestro pequeño universo: Hecelchakán.

Panorama que brindará su testimonio de sencillez, datos, personajes y sensibilidad al lector de las nuevas generaciones, que son quienes se encargarán de ir construyendo nuestro municipio con su muy particular visión de su realidad histórica y social.

Artículo y fotografías con Derechos Reservados.

HOLOCAUSTO, NUNCA MÁS (II)


Segunda parte

El 1 de mayo el pueblo de Israel recuerda a los seis millones de judíos muertos durante el holocausto haciendo sonar durante dos minutos las sirenas antiaéreas que suelen activarse en caso de guerra.

En el Parlamento israelí se leyeron los nombres de las víctimas de “Shoá”, como se conoce en hebreo el holocausto, en un acto que se repitió en la Plaza del ghetto de Varsovia del Museo Yad Vashem situado en el monte Herzl de Jerusalén con la participación del primer ministro Ehud Olmert. Ahí seis sobrevivientes encendieron seis antorchas en recuerdo de los seis millones de víctimas judías durante el genocidio.

Haciendo un poco de historia el antiguo pueblo de Israel estaba formado por 12 tribus, una de las cuales era la de Judá de donde proceden los judíos. De esta tribu elegida por el Dios hebreo habría de llegar el Mesías profetizado descendiendo del linaje de David.

Jesús durante su proclamación del establecimiento de un reino espiritual de paz y vida eterna, dijo: “Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella, ¡cuántas veces quise reunir a tus hijos como la gallina reúne sus pollitos debajo de sus alas, pero ustedes no lo quisieron!. Miren, su casa se les deja abandonada a ustedes, porque les digo: no me verán de ningún modo de aquí en adelante hasta que digan: ¡Bendito es el que viene en nombre de Jehová!”.

Y así fue como los judíos se esparcieron por todo el mundo, principalmente Europa que durante los primeros siglos de vida cristiana, el periodo medieval, el renacimiento y en la época contemporánea aceptaba con reticencia a los judíos establecidos en sus pueblos y ciudades.

El antisemitismo cobró fuerza durante los siglos XVIII y XIX y desembocó en la doctrina del Tercer Reich de Adolf Hitler que casi los desapareció del suelo europeo durante el holocausto.

Después de terminada la Segunda Guerra Mundial los judíos regresaron a la tierra de los profetas y del Dios en el que todavía no creen: el Israel moderno que era parte de Palestina y que en 1948 las Naciones Unidas dividieron en un estado judío y un estado árabe.

Algunos conceptos que adquirieron vigencia durante ese dramático episodio son los siguientes: Holocausto es una palabra de origen griego que significa “sacrificio por fuego”. El “antisemitismo” es un término divulgado por el periodista alemán Wilhelm Marr en 1879 que denota el odio a los judíos y a varias tendencias políticas liberales frecuentemente asociadas con los judíos.

El movimiento Voelkish compuesto de filósofos, eruditos y artistas alemanes que veían el espíritu judío como ajeno a la cultura alemana formó la noción de este grupo como “no alemán”. El partido nazi fundado en 1919 y dirigido a partir de 1933 por Adolf Hitler dio una expresión política a las teorías del racismo. El libro de Hitler “Mein Kampf” (Mi lucha), incitaba a la eliminación de los judíos de Alemania.

Otro neologismo es “genocidio”, creado por el abogado polaco Rafael Lemkin que significa matar un pueblo, raza o tribu. El 9 de diciembre de 1948 las Naciones Unidas aprobaron la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, y a partir de ese hecho se le dio uso oficial y legal a ese término que define la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

Como parte de este genocidio el Tercer Reich puso en marcha el programa “Eutanasia” que consistió en asesinar en las cámaras de gas a 200 mil incapacitados físicos o mentales, ya que consideraban que la raza aria tenía como prototipo ser rubio, alto y de ojos azules.

En 1933 había 25 mil Testigos de Jehová en Alemania que fueron prohibidos como organización ya que su credo religioso les prohíbe jurar servicio al Estado o prestar servicio en el ejército, se confiscó su literatura y perdieron su trabajo, pensiones y prestaciones sociales.

Israel, Israel que nunca más tus hijos sucumban por decisiones políticas que encendieron tu dolor para contagiar como brisa negra a todas las naciones. Que salga el sol y alumbre tu destino. Llénate del amor y la paz que el espíritu bueno del mundo quiere para cada rincón de patria donde una paloma blanca surque en vuelo tranquilo las ciudades, selvas, ríos, bosques y praderas de flores y mariposas.



Artículo y fotografía con Derechos Reservados.

jueves, 4 de diciembre de 2008

FESTEJOS DE LA NAVIDAD




“Gloria en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. Este es el saludo que un ángel externó al encontrarse a unos pastores para informarles que había nacido “el Dios poderoso, Príncipe de paz”, que habría de redimir a la humanidad del pecado y que dejara la promesa de salvación y vida eterna para quien lo siguiera en sus enseñanzas.

Más tarde, entre los romanos, este acontecimiento serviría de marco para establecer la celebración de la Navidad. Al expandirse el imperio romano con sus conquistas a todo el mundo conocido de ese tiempo, se universalizó este festejo, que, posteriormente, a través de la conquista española, llegaría a México y a los pueblos latinoamericanos.

LA NAVIDAD DE LOS RICOS: Se celebra muy al estilo europeo con el clásico pavo enjamonado y con las delicias culinarias importadas de países extranjeros. Con manifestaciones de alegría y abrazos al sonar las doce campanadas de la medianoche, y las clásicas doce uvas; sin olvidar el tradicional brindis con champaña legítima. Acostumbran intercambiar regalos costoso y decorar su entorno con el clásico árbol de Navidad y otros detalles.

Sobre este estrato social específico, la Biblia dice: “Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos”. Metafóricamente, esta expresión significa que las dificultades y problemas de la vida cotidiana son más intensas, de tal modo, que hallar la paz y el bienestar del espíritu resulta más difícil.

LA NAVIDAD DEL PUEBLO: En este renglón podemos incluir a las clases medias que se confunden, en su celebración, con las clases más humildes; donde las diferencias ideológicas y materiales no son muy extremas.

Suelen celebrar la Navidad en familia, sea con el pavo que otorgan las dependencias oficiales a sus empleados, o con el pollo asado que llene las expectativas del presupuesto. Sus adornos y su entorno son más modestos. El diálogo y la convivencia es el objetivo primordial. Acostumbran brindar con la sidra elaborada a base de manzanas fermentadas, al que le llaman, ingenuamente, champaña (que proviene del francés champagne y pasa al español como champaña).

La Biblia dice: “Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”. Cuyo significado es que en el Sistema político, las clases medias son el sector que más resiente la opresión y la prepotencia; la impartición de una justicia parcial (para el que más dinero puede aportar. Si no que lo digan los jueces y los abogados), lo que genera una sociedad resentida contra el Sistema político vigente.

LA NAVIDAD DE LOS POBRES: Algunos celebran la Navidad a medias y para otros es una fecha más, un día más en el almanaque de su vida. Los que participan de este festejo no tienen arbolito ni adornos, únicamente la conciencia colectiva de que es un día de fiesta.

Cuentan con una gallina, de las que crían en su patio, y la preparan asándola; también con las tortillas calentadas del día y, tal vez, con el frijol colado y el chile habanero cotidiano. No puede faltar el licor barato, de los más corrientes, que se aproximan al alcohol natural.

Pueden celebrarlo en el interior del hogar o sentados sobre piedras en el patio de su casa. El tema de conversación será el relativo a la construcción donde están laborando y las fuentes de trabajo donde proseguirán al concluir ésta; las condiciones de la cosecha y el precio del maíz; la próxima siembra del frijol, tomate y calabaza. Jamás hablarán de asuntos internacionales, de política neoliberal o de la bolsa de valores. Sólo tienen la conciencia de que cada día es para sobrevivir.

La Biblia dice: “Dichosos los pobres porque de ellos es el reino de los cielos”. Quizás por la falta de recursos económicos les resultan ajenos los medios de comunicación y las decisiones políticas que es a quienes más afectan. Por esta razón son el estrato social que más desarrolla sus cualidades humanas. Tienen más conciencia de sus sentimientos y los exteriorizan con mayor facilidad.

Podemos concluir afirmando que la Navidad siempre será un motivo de alegría y de sano esparcimiento. Un fenómeno colectivo que implica un ápice de reflexión sobre la calidad humana que estamos desarrollando, cultivando en hijos y esposas, para una convivencia más plena, en familia, en esta época del año.

La Navidad es como el mundo en el que conviven buenos y malos. Un texto bíblico afirma esta premisa y comprara al mundo con un plantío en el que crecieron juntos el trigo y la mal hierba, pero que en el tiempo de la cosecha, el trigo será juntado para el alimento y la mala hierba para ser consumida por el fuego. Así los estratos sociales y así la vida: buenos y malos conviviendo juntos. Esperemos, en este tiempo de Navidad, que la fraternidad y el amor ilumine aquellas almas que están fuera de su cauce, y que la dicha retorne a los espíritus desangrados y adoloridos.

Navidad, inspira la calidez de tus bondades en los corazones de todo el mundo, de los hogares campechanos y, especialmente, de las familias hecelchakanenses. Danos la paz y el amor que la gloria de tus ángeles trajeron el día en que un niño, todo poder y espíritu, transformó la vida del universo.

BLANCA NAVIDAD




La navidad es la alegría del mundo en el que los corazones cantan villancicos, inspiran fraternidad y alaban a un niño que es luz, pan, vid, sacrificio y parábola de paz y amor. Las luces multicolores y la música bajo las estrellas encienden serenidad en las almas de la humanidad.

La navidad es el árbol y las esferas, el frío y la cena, el anuncio de un ángel a los pastores, la convivencia familiar y el espíritu de fraternidad que flota en la atmósfera de los continentes y los mares, las ciudades y las aldeas más pequeñas. Es el fruto de un Jesús vivo que te dice ven y ama, ríe y perdona. Es la vid que tiene uvas de espíritu, justicia y verdad.

La navidad te dice: yo soy la libertad, el oro, la mirra y el incienso, los tres reyes, la estrella de Belén y el cántico de la alegría que proclaman las olas, las ciudades iluminadas y los novios bajo la luna. Respiremos este incienso, flor de invierno que fulgura dentro de nosotros.

Burbujee la champaña en las gargantas. Sucumbir al frenesí con moderado ímpetu y despertar en la mañana con la dicha en forma de corona sobre todo dolor y sobre todo anhelo. Respirar la navidad y llenarse de la dicha cálida, del momento grato y de la conversación amena.

Disfrutar de los regalos, derrochar un poco en cada compra y ahorrar también sin deslumbrarse. Caminar entre la gente, respirar las multitudes y dejar un momento para la reflexión. La navidad es fantasía y es ensueño, es la noche fulgurante y es también la soledad.

La navidad somos tú y yo después de la vorágine diciéndonos en silencio: yo soy tu verdad, tu paz, el fin de tu destino, si nuestro amor es luz iluminemos la desdicha y el tormento, la oscuridad y el vendaval, digámosle al amor que sea guía hacia la felicidad que es como la primavera para todos los oprimidos. Que sea perenne la navidad como la blancura de la nieve en la pureza de los corazones.

Ha nacido un niño y está sobre la paja, proclama la verdad y el pobre y el rico lo comprenden cada quien a su manera. La gruta es amplia. María y José lo contemplan. Irradia un fuego espiritual que invade de felicidad serena sus corazones. El amor que mueve al mundo ha nacido.

Blanca navidad, paloma mensajera de paz y alegría enciéndete en el pino que está dentro de nosotros y llena de fulgores nuestra alma. Clama la fraternidad en cada ser humano y déjanos así, siempre llenos de la paz que tu nombre predica.

LA NAVIDAD Y TÚ




La Navidad y tú son luz, canción y alegría: océano de paz en noches llenas de fulgor y serenidad. En este tiempo estar contigo es un himno de amor cantado por nuestras almas. Todo es la felicidad anhelada por el mundo, la vida y los sueños.

Marisol, nombre de pájaro en libertad de zafiros y fuente de primaveras transparentes, acuáticas y llenas de flores de oro topacio. Para ti es mi espíritu de calma y gozo invisible. La vida se llena de palomas y la Navidad es un lirio en tus manos tenues, manos de mariposa y girasoles.

Centellean las luces de colores y la gente está invadida de un ánimo cálido y sereno. La ciudad baila al ritmo de la luna y los ángeles descienden para convivir con todos.

El árbol de Navidad ríe, ríen tus ojos, tu cuerpo y mi amor. Cada vez te anhelo siempre y nuestro nombre es eternidad. Las campanas enamoran los corazones y el ritmo de la noche es de convivencia familiar.

Tomados de la mano recorremos el espíritu de candor del niño que, en el pesebre, nació para alumbrar todos los momentos indescriptibles. El mar murmura el nombre de la felicidad en homenaje a cada familia que se reúne para disfrutar el sueño del eterno regocijo. Las estrellas suspiran al vernos y nuestro corazón se llena de su color azul amor.

¿Dónde lloran los flagelados por la vida?, para regalarles un pedazo de este instante, para secar de sus ojos las lágrimas con un suspiro de nuestras almas. ¿Dónde duermen los que no saben que son eternos?, para decirles con tu nombre y con el mío que despierten para no perderse la eternidad que es sólo cuestión de actitud interior.

Novia mía: Marisol, luz de arco iris en medio de la noche, aurora y crepúsculo cantada por las flores, somos nuestros, irradiamos el aroma del rocío y “Siempre” es la tierra donde habitaremos. La noche galopa y los estandartes del sueño son mecidos por el anhelo de permanecer despiertos en las alas de la felicidad y el espíritu de la Navidad de todos los tiempos.

Mañana amanecerá para muchos, pero nosotros ya estamos amanecidos. Destellan nuestras almas. Resurgimos cada día al fulgor del que estamos hechos. Nuestras sombras son azules y nuestros espíritus son violetas de luna.

Te murmuro, Marisol, y te predico: pureza de niñas hechas de crisantemos y perfume de nardos. Cada día es nuestra Navidad. Las Navidades no continúan ni retroceden, son perpetuas en la lumbre que nos incinera de amor y regocijo.

Ya es un nuevo día y las campanas no se callan. Nunca se silencia el mar como nunca se apagará el amor que te tengo. La Navidad y tú son un templo donde musita el amor más amor.

Marisol, son de nosotros los fulgores, la dicha y el color de las azucenas. Lo que es nuestro que sea de los demás: la felicidad, que cae de nuestros árboles como hojas resplandecientes de cariño para el que sepa atraparlas.

EVIDENCIA GUADALUPANA

El 6 de mayo de 1990, Juan Diego Cuauhtlatotzin fue declarado beato por la Santa Sede, es decir, santo y digno de que la iglesia lo proponga como modelo e intercesor. La controversia originada por el ex abad de la Basílica de Guadalupe, Shulemburg, puede sintetizarse en dos premisas: primero, que su existencia es sólo simbólica; y segundo que no es un hecho histórico, porque hay un “silencio” por parte de historiadores y aún de los protagonistas como el obispo Zumárraga, de muchos años, posterior a las apariciones y la evidencia Guadalupana.
En respuesta a esta controversia las investigaciones ponen en claro que si se realizó la beatificación de Juan Diego por parte del Papa Juan Pablo II, es porque “esos testimonios están ahora reforzados mejor que nunca, puesto que, durante años, muchos de los mejores talentos de la iglesia, severos profesionales de la Historia y de la Teología, los examinaron, discutieron, juzgaron y aprobaron con motivo del proceso de canonización de Juan Diego y, porque en base a eso, el Santo Padre en persona lo refrendó”.
El decreto del Vaticano que aprobó esta beatificación dice: “Ahora bien, por una gracia apoyada en circunstancias particulares, concedemos que la memoria litúrgica de Juan Diego como Beato sea obligatoria en la Arquidiócesis de México y libre en las demás diócesis de América Latina, cada año el día 9 de diciembre, que se puede celebrar tanto en la acción Eucarística como en la Liturgia de las Horas. Sin que obste en contrario. Dado en la ciudad de México, bajo el anillo del Pescador, el día 6 de mayo del año 1990, duodécimo de nuestro Pontificado”.
Después de este decreto, posterior a la exhaustiva labor de investigación y de acopio de documentos que hicieran referencia histórica a la existencia de Juan Diego, no queda duda de que es un hecho real, auténtico, que forma parte de la tradición y del culto religioso.
Los grupos evangelistas y otros que toman en sentido literal la expresión bíblica de que hay que adorar a Dios en “espíritu y en verdad”, y no mediante imágenes, que es una de sus diferencias más profundas con la religión católica, están en su derecho de opinar en el sentido de que su adoración, por tal motivo, es "más” pura.
En lo personal no me interesa “defender mi fe”, como es común escuchar entre católicos y evangelistas; el fanatismo no es la mejor actitud, sino el sentimiento interior de saber que se está cumpliendo con lo que se cree y traducirlo en acciones, sea con imágenes o sin ellas. En todo caso mi fe como escritor está en las ideas de Neruda, Paz, Mistral, Mediz Bolio y todo lo que signifique intelecto y creación de la belleza literaria.
Las apariciones, desde el punto de vista literario, son una fuente de belleza; un símbolo de hechos trascendentes que manifiestan una gran originalidad y caudal de conocimientos dignos de ser proclamados y exaltados, tal como lo hace el arzobispo Norberto Rivera: “Yo, tu pobre macehual, pero también custodio de tu imagen y por ello portavoz de tus hijos todos, creo, he creído desde que tu amor me dio el ser a través de mis padres y, con misericordia, espero defender y creer hasta mi muerte en tus apariciones en este monte bendito, tu Tepeyac, que ahora has querido poner bajo mi custodio espiritual; que junto con mis hermanos, las creo, las amo, y las proclamo tan reales y presentes como los peñascos de nuestros montes, como la vastedad de nuestros mares; más aún, mucho más que ellos, pues “ellos pasarán, pero tus palabras de amor no pasarán jamás”.
Después de comprender esta realidad se puede comprender por qué ninguna controversia ni opinión contraria podrá rasgar el velo de un culto tan extendido y profundamente arraigado en el alma del pueblo mexicano, tal como lo afirma Ignacio Manuel Altamirano: “Si hay una tradición verdaderamente antigua, nacional y universalmente aceptada, es ala que se refiere a la aparición de la Virgen de Guadalupe. No hay nadie, ni entre los indios más montaraces más incultos y abyectos que ignore la aparición de la Virgen de Guadalupe”.
“En ella están acordes no sólo todas las razas que habitan el suelo mexicano, sino lo que es más sorprendente aún, todos los partidos que han ensangrentado el país, la profunda división social desaparece solamente ante los altares de la Virgen de Guadalupe. En cada mexicano existe siempre una dosis más o menos grande de Juan Diego el indio”.
Esta es la conclusión sobre el culto a las apariciones a la Virgen de Guadalupe. Los principales párrafos literales, entrecomillados, fueron extractados del libro “El encuentro de la virgen de Guadalupe y Juan Diego”, de Editorial Porrúa; obra recomendable por su riqueza bibliográfica con los más destacados historiadores y teólogos desde la colonia hasta nuestros días.
.

LA RAMA EN HECELCHAKÁN


Buenas noches todos
quítense el sombrero
porque en esta casa
vive un caballero.

Es un caballero,
es un general
que nos da permiso
para comenzar.

Ya llegó la rama
llegó de Campeche
al niño le trae
su vaso de leche.

Naranjas y limas,
limas y limones;
aquí está la virgen
de todas las flores.

En un jacalito
de cal y de arena
nació Jesucristo
para Nochebuena.

A la media noche
un gallo cantó
y en su canto dijo:
“Ya Cristo nació”.

Arriba del cielo
mataron un gato
lo supo San Pedro
y bajó sin zapatos.

Arriba del cielo
hay una campana
en donde se asoma
la Guadalupana.

Arriba del cielo
hay una sandía
en donde se asoma
la virgen María.

Arriba del cielo
hay una papaya
en donde se asoma
el doctor Toraya.

Arriba del cielo
ya brilla un cocay
que siempre se llama
Don Jorge Euán Tay.

Zacatito verde
lleno de rocío
el que no se tape
se muere de frío.

Juan Dieguito
la virgen le dijo:
“Este cerro elijo,
este cerro elijo
para hacer mi altar”.

La Guadalupana,
la Guadalupana,
la Guadalupana
bajo el Tepeyac.

Denme mi aguinaldo
si me lo han de dar
la noche es muy larga
y tenemos que andar.

Ya se va la rama
muy agradecida
porque en esta casa
fue bien recibida.

Ya se va la rama
por la oscuridad
deseándoles a ustedes
Feliz Navidad.

Si nadie salió a darles su aguinaldo, dicen:

Ya se va la rama
con patas de alambre
porque en esta casa
se mueren de hambre.

Si los trataron mal o les dijeron alguna grosería:

Ya se va la rama
como una escalera
porque en esta casa
les dio cagalera.

sábado, 22 de noviembre de 2008

DR. ARMANDO TORAYA LOPE



Tiene la efigie de Don Quijote y el alma de un guerrero prehispánico, espigado como los árboles nativos que se yerguen pétreos con su follaje como pintados a pincelazos firmes y rígidos. El tiempo se hace a un lado para verlo pasar y si existieran los demonios se alejan como deslumbrados. Carga su maletín de cuero viejo donde van su estetoscopio, las palitas de madera para bajar la lengua y acechar bien la garganta, el termómetro y algunos medicamentos, como si fueran su báculo de poder diciendo: “Déjenme cumplir con mi encomienda”.

Se yergue altivo con su guayabera blanca y sus cabellos plateados, nadie se atrevería a tocarlo porque es un símbolo de la virtud humana. Su único propósito en la vida es el amor y la bondad que no pide nada, simplemente quiere dar y dar de sí y ser incienso proclamando: “Nadie toque a los niños, ¡aplácate enfermedad!”.

Ya más de cerca tiene un rostro pintado por la serenidad, emana paz, respeto, sentimiento de alcanzar la cumbre, oleaje tranquilo de playa al amanecer. Carraspea de cuando en cuando, porque es la ceniza del dolor vítreo, que ya no existe, de lo que fue la batalla de su espíritu, es el recuerdo de la hoguera del alma que a todos nos queda de distinta manera.

Su consultorio todo el tiempo está lleno con personas de todas las edades, cuando hay cambios bruscos de temperatura los niños lo llenan con su tos, algunos vomitan su leche, otros lloran, pero el doctor Toraya implacable le dice a la enfermedad: “¡Quítate, tuerce tus caminos y desaparece!”.

Durante 55 años se ha consagrado a sanar las dolencias de nuestra gente, quizás no hay muchos que no hayan pasado por sus manos y su sabiduría médica, generaciones y generaciones han superado su batalla contra las enfermedades bajo su atento cuidado. Cobra una consulta simbólica y visita a sus pacientes más necesitados por las tardes. Es el símbolo del vigor férreo que caracteriza a nuestros personajes ilustres de Hecelchakan.

Trabajó muchos años en el área de salud de la Normal Rural “Justo Sierra Méndez”, desde siempre aportó sus conocimientos en el Centro de Salud de nuestra ciudad que hoy lleva su nombre. Posterior a su jubilación continuó como hasta ahora en su consultorio particular desarraigando enfermedades y dejando en armonía los organismos lacerados por las dolencias.

Es un ejemplo del trabajo constante y disciplinado y del humanismo arrebatado a la adversidad con lucha fragorosa y el llamado de una fuerza superior que dice: “Ven, elegido por la furia de los dioses”. Una medalla de oro o un pergamino con firmas de deslumbrantes poderosos serían un honor para los hombres distinguidos de Campeche y de Ciudad del Carmen, nuestros hombres ilustres ya están pagados por el espíritu del amor y la grandeza del pensamiento puro.

Un premio dignifica a quien lo otorga, porque el que lo recibe es digno y la dignidad no se compra ni lo da un puesto público ni la sombra del manto del poder, La dignidad es la luz arrebatada a la furia de las deidades nocturnas, es el amor arrebatado a la vileza y el que lo ha hecho lo sabe.

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Campeche dará un ejemplo de dignidad al otorgar el premio “José María Morelos y Pavón”, que honra a una persona distinguida en la realización de acciones humanitarias o promoción de los derechos humanos en la Entidad.

A iniciativa del presidente municipal de Hecelchakan, José Luis Montero Rosado, el cabildo en pleno hizo la propuesta a esta institución de derechos humanos para que el doctor Armando Toraya Lope sea candidato a recibir el premio antes mencionado, el fallo se dará en el mes de diciembre en una fecha por confirmar.

La medicina son órganos, sangre, psiquis y química de medicamentos, pero también es el pensamiento que descifra los caprichos de la enfermedad. El doctor Armando Toraya Lope es uno de nuestros hombres ilustres que a diario transforma el letargo en optimismo, y la oscuridad de la mansión de los virus en el amanecer de nuestros anhelos de alcanzar los ideales, los sueños y el amor perpetuo. Es un varón que nos honra a los hecelchakanenses

EL HANAL PIXÀN




El Hanal Pixán o “Comida de las almas” es una conmemoración ancestral que sigue vivo en el corazón de nuestro pueblo, late con su esencia original de honrar la presencia de nuestros muertos. En la cosmovisión maya la muerte se identifica con lo más profundo del invierno, por ese motivo, estoy seguro, que originalmente esta conmemoración se realizaba en el solsticio del invierno como una forma de reconocer que la muerte ha desaparecido de nuestras vidas y la felicidad celeste y la alegría persisten vivos en nuestro espíritu.


El hoyo que se escarba para hacer el horno de los pibipollos se identifica con el inframundo donde todos los guerreros luchan con su espíritu contra Ah Puch, el Dios de la Muerte, para vencerlo y arrebatarle el amor que engrandece nuestra vida. Así es como ya terminado el pibipollo sale del hoyo triunfante, y altivo para hacer ofrenda al Dios Solar, Hunab Ku, nuestro único Dios en donde caben todos los demás.

La ofrenda del pibipollo somos nosotros que fragantes de incienso subimos en columnas de ondulante humo al corazón de nuestros dioses. El agua y el chocolate son nuestras lágrimas transparentes y cristalinas como el agua pura de los cenotes que derramamos en nuestra travesía por el mundo oscuro de Xibalbá para vencer a Ah Puch o Chac Mitum Ahau que significa “Gran pudrición Universal”.

Las frutas y las velas y veladoras son nuestra esposa y nuestros hijos por los que a diario luchamos para llenarnos del espíritu de nuestros dioses. Las oraciones son el amor que llena la presencia de nuestro Gran Dios de la pureza y la claridad resplandecientes como las cristalinas gotas de la lluvia y la dulzura de los arco iris y la serenidad de las puestas de sol que se tornan rojizas desde los cuatro palacios de las direcciones de nuestra casa: el universo.

Por eso todas las familias nos reunimos para conmemorar la presencia viva de nuestros muertos que después de batallar y heredarnos una vida limpia y resplandeciente como la primavera están con nosotros haciendo ofrenda a la grandeza de nuestro Gran Dios Hunab Ku, que significa “Un solo Dios”.

DIA DE MUERTOS






A este acontecimiento también se le conoce como Hana’al Pixán. Este día significa más que una tradición, aquí en esta ciudad de Hecelchakan y en sus poblaciones circunvecinas se celebra cada año transmitiéndose de generación en generación.

El primer día de esta celebración es el 31 de octubre cuando se recuerda a todos aquellos niños que no pudieron disfrutar de una vida tan larga y duradera y el 1° de noviembre se recuerda a los adultos que desafortunadamente pasaron de una vida a otra.

En estos días la gente desde muy temprana hora va al mercado a comprar los ingredientes para la comida y para los pibipollos, como los tomates, cebollas, la carne de pollo y puerco, la masa y todo lo necesario, además de las cosas que se necesitan para la mesa como las flores, frutas y dulces.

Las panaderías aquí en Hecelchakan desde la mañana ya exponen sus productos para que la gente adquiera el que es de su gusto y compra el que era el pan preferido del difunto.

El 31 de octubre las personas realizan rezos en honor a los niños difuntos. En la mesa se colocan velas de colores, agua, pan, flores y fruta. En este día se asienta la comida, generalmente puchero, pero es hasta el segundo día cuando se hacen los pibipollos y no podían faltar los dulces de frutas de temporada.

El primer día de noviembre se celebra de la misma forma que el día anterior, se realizan rezos en honor a las personas que murieron en años anteriores. En la mesa se asientan las frutas que abundan por esos meses, puchero o tamales, dulce de frutas como el de calabaza, ciruela y nance, en jícaras o en vasos agua o alguna otra bebida que haya sido del agrado del difunto, pan de muerto, las velas comúnmente blancas, las flores, y no puede faltar la comida principal: los pibipollos.

Algunas personas colocan una vela de más para aquellos difuntos que no se acordaron de ellos. Las velas se utilizan para iluminar el camino de los muertos y al momento de prenderlas se menciona su nombre.

Un tipo de flor que se debe poner es la conocida como Xp’ujuk o flor de muerto. También en algunas casas se acostumbra regar ceniza alrededor de la mesa para que al pasar por allí dejen sus huellas, según dicen a partir del 31 de octubre las almas ya andan libres.

También se realiza la misa de Todos los Santos y muchas personas van al cementerio a limpiar las tumbas y llevarle flores a los difuntos. A los ocho días se realiza el Bix en maya y octava en español en donde se hace lo mismo que los dos días mencionados. A los muertos se les despide el último día del mes de noviembre.

Autora: Selene Yazmín Candelaria Uc Sulub.